Trate este bolso como trataría cualquier accesorio fino o pieza de cuero. Si bien la humedad prolongada puede dañar el bolso, la exposición ocasional a la lluvia o a los elementos se soluciona fácilmente secando el interior del bolso. La limpieza se puede realizar ligeramente con un paño húmedo o un cepillo para verduras. Frote muy ligeramente para aflojar los restos. No empaque demasiado este bolso ya que los bordes afilados pueden dañar el césped natural.

Si sigue estas pautas, este bolso tiene una garantía de 1 año a partir de la fecha de compra contra todos los defectos de materiales o mano de obra. Con un uso normal, debería durar años.