Hilma de Klint

Hilma af Klint fue una artista sueca pionera, nacida en 1862, que hizo importantes contribuciones al movimiento del arte abstracto mucho antes de su inicio oficial. Es ampliamente considerada como una de las primeras artistas en explorar el arte abstracto, anterior a pintores abstractos famosos como Wassily Kandinsky y Kazimir Malevich. Inspirada por el espiritismo, el misticismo y la teosofía, af Klint profundizó en la exploración de la espiritualidad y los reinos invisibles a través de su arte. Su trabajo a menudo incorporaba formas simbólicas y geométricas, colores vibrantes y patrones intrincados, creando un lenguaje visual único y enigmático.

La obra más famosa de Af Klint es posiblemente "Las pinturas para el templo", una serie de pinturas abstractas creadas con la guía de entidades espirituales durante sesiones espiritistas. Esta innovadora serie, completada entre 1906 y 1915, es un testimonio de su enfoque visionario y experimental del arte. Sin embargo, sus obras abstractas pasaron desapercibidas durante su vida, ya que las mantuvo en privado y estipuló que no debían mostrarse públicamente hasta al menos 20 años después de su muerte.

No fue hasta muchos años después, ya entrado el siglo XX, que las extraordinarias contribuciones de Hilma af Klint al arte abstracto fueron redescubiertas y obtuvieron el reconocimiento que merecían. Su enfoque del arte innovador y espiritualmente infundido continúa cautivando al público de todo el mundo, solidificando su posición como artista visionaria y figura esencial en la historia del arte abstracto.